20120324

Microbiología bacteriana

Los casos de tuberculosis en España se reducen a más de la mitad

Noticias EFE


Madrid, 21 mar (EFE).- España era hasta hace pocos años uno de los países de Europa occidental con una mayor incidencia de tuberculosis, pero en la última década el número de casos se ha reducido a más de la mitad y las tasas son similares a las del resto de países desarrollados.
Así lo asegura la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) en un comunicado en el que se une a la la conmemoración del próximo domingo, día 24, del Día Mundial de la Tuberculosis, una patología que en España tuvo el año pasado una tasa de incidencia de entre 15 y 20 casos por cada 100.000 habitantes, dependiendo de la comunidad autónoma.
Las comunidades con mayores tasas son Ceuta, Galicia, Melilla y La Rioja, aunque por número de casos declarados destacan Cataluña, Andalucía y Madrid, según datos del Centro Nacional de Epidemiología.
Las personas más afectadas por esta enfermedad son fundamentalmente hombres -se registran casi el doble de casos que de mujeres- de entre 25 y 34 años.
El doctor Juan José Palacios, de la Unidad de Referencia Regional de Micobacterias de Asturias y miembro de la SEIMC, ha atribuido estos avances en el control de la tuberculosis en España al acceso universal a los servicios de salud y a la tecnología que permite diagnósticos "más rápidos y precisos".
No obstante, la tuberculosis sigue siendo una de las enfermedades infecciosas más prevalentes: Un tercio de la población mundial está infectada por Mycobacterium tuberculosis y entre el 5 y el 10% desarrollarán la enfermedad a lo largo de su vida.
En 2010 se produjeron en todo el mundo 8,8 millones de nuevos casos con una mortalidad global de 1,4 millones de personas, según el informe anual de la OMS, Global Tuberculosis Control 2011.
Cada año se producen en el mundo 500.000 casos de tuberculosis multirresistente y en la actualidad se sigue investigando en nuevas vacunas para prevenir el desarrollo de la enfermedad y en nuevos fármacos que acorten el tiempo de tratamiento
Existen varias candidatas a nuevas vacunas frente a la tuberculosis, alrededor de una docena han alcanzado ya la etapa clínica de los experimentos, y la mayoría están basadas en antígenos reconocidos por el sistema inmune durante las fases iniciales de la infección.
La tuberculosis se transmite por vía aérea, a través de la tos, del estornudo o al hablar, y afecta sobre todo a los pulmones, aunque puede causar lesiones en cualquier órgano o tejido.
Pero la tuberculosis solamente se contagia a partir de las personas enfermas, la infección latente no representan ningún riesgo para los demás.
Los síntomas más frecuentes son tos con expectoración, a veces con sangre en el esputo, fiebre, sudoración nocturna, falta de apetito y pérdida de peso.
El doctor Palacios ha advertido de que "cada enfermo de tuberculosis activa puede llegar a infectar entre 10 y 15 personas, si no recibe tratamiento", de ahí la importancia de la prevención y la detección precoz de esta enfermedad, que afecta especialmente a personas que viven en condiciones de pobreza, malnutrición y hacinamiento.
La tuberculosis se asocia con frecuencia a otras enfermedades crónicas e inmunodeficiencias, como por ejemplo la causada por el virus del VIH.
La coinfección tuberculosis-VIH representa el 12% de los casos en el mundo, pero además en los seropositivos el riesgo de desarrollar enfermedad tuberculosa se incrementa unas 34 veces.
En 2010, desarrollaron tuberculosis 1,1 millones de personas seropositivas, el 82% en África (900.000 personas). EFE