20130116

Escarlatina: una infección estreptocócica del grupo A



Síntomas frecuentes de escarlatina

La escarlatina, o fiebre escarlata, causada por estreptococos (Streptococcus) o "estreptococos del grupo A" es una infección bacteriana que en la actualidad no es tan frecuente como lo era 100 años atrás. Esta enfermedad afecta un pequeño porcentaje de las personas que tienen infección estreptocócica de la garganta o, con menos frecuencia, a las que tienen infección estreptocócica de la piel. La escarlatina se puede tratar con antibióticos, y por lo general es una enfermedad leve, pero requiere de tratamiento para prevenir complicaciones poco frecuentes pero graves. El tratamiento con antibióticos también ayuda a que los síntomas desaparezcan más rápido y disminuye el contagio a otros niños.
Aunque cualquier persona puede sufrir de escarlatina, por lo general afecta a niños y jóvenes entre 5 y 12 años de edad. El síntoma clásico no es la fiebre, sino un tipo de sarpullido rojizo de textura áspera como la del papel de lija.

¿Cómo se contrae la escarlatina?

Las bacterias estreptocócicas del grupo A pueden vivir en la nariz y garganta de las personas. Estas bacterias se propagan mediante el contacto con gotitas respiratorias provenientes de la persona infectada al toser o estornudar. Si usted se toca la boca, la nariz o los ojos después de haber tocado algo que contiene estas gotitas respiratorias, se podría enfermar. Si comparte el vaso o plato con una persona enferma, también se podría enfermar. Además, es posible contraer la escarlatina al tocar las llagas de las infecciones estreptocócicas del grupo A en la piel.